Efectivamente, aunque cada vez más tarde, pero llega, el frío se instala durante una temporada en nuestro sistema de vida y hemos de sustituir las camisetas de manga corta por los chaquetones y bufandas. Pero, como bien sabemos, eso no es lo que nos resfría, para eso nos bastamos solitos. A parte del contagio o contacto con un virus, lo mejor para resfriarnos es agredir a nuestro cuerpo con agentes externos, si uno esta calentito en casa y decide salir a pasear, lo lógico es abrigarse bien para que el contraste del interior al exterior sea el mínimo posible y nuestro cuerpo sea capaz de defenderse de ello, pero si ese cambio se produce de manera continua durante el día, es muy posible que al final de la jornada nuestras defensas estén pidiendo auxilio. Dependerá en gran medida nuestra forma física y nuestra alimentación ya que de ahí extrae el organismo la energía para funcionar día a día. No ayuda para nada el cansancio, las prisas, el estrés, la mala alimentación, todo junto es el perfecto caldo de cultivo para criar, no solo un resfriado, sino cualquier enfermedad. Podemos ayudar a nuestro organismo a defenderse de manera natural, los zumos de cítricos ricos en vitamina C son un buen aporte de fuerza y vitalidad de buena mañana, sustituir la cafeína todo cuanto se pueda por unas buenas infusiones, si es posible, de tomillo, eucalipto, y si echamos una rodajita de jengibre natural… mejor que mejor, al menor síntoma de dolor de garganta hay que echar mano del própolis, en pastillas, o líquido, en la misma infusión y acompañado de un buen chorrito de limón y miel es estupendo. Hay personas que son más «duras» y en ayunas comen ajos, que aunque el olor les quede para todo el día, su organismo lo agradece y no hay virus que se acerque. Hay también medicación homeopática, que como el Oscillococillum tomado una vez por semana de manera preventiva o dos veces al día a los primeros síntomas que, actuando de forma energética son una gran solución.
También he visto otras soluciones, la típica del vaso de leche con un chorro de coñac antes de irse a dormir, que, evidentemente, a causa del alcohol y estar muy tapados, nos hará sudar, con lo que todas las toxinas son expulsadas, pero tengo mis dudas sobre los efectos beneficiosos no solo del alcohol, sino de la leche.
En resumidas cuentas, un resfriado es molesto, hay que intentar evitarlo protegiéndose del contagio y de las agresiones externas, pero si estamos fuertes y nos cuidamos, siempre se hará más llevadero y un consejo, desconfiad de los métodos de prevención que se anuncian, en su composición siempre hay un mínimo de producto natural con edulcorantes y saborizantes para que nos gusten, pero su efecto es infinitamente menor que cualquier remedio de botica.

Categorías: Uncategorized

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *