emocionalopinon

EL PIROPO

jamon y vinoHace unos días, no muchos, una persona me dijo un “piropo” que en un principio no le dí mucha importancia, pero aquello que tienen las cosas, que se te queda en la cabeza, en un rinconcito y después sale a la luz. No creáis que todo lo que hablo, digo,  o escucho, lo medito y lo llevo dando vueltas, no acostumbro a hacerlo, ni en lo bueno, ni en lo malo, la verdad, que todo me la trae (y perdón por la expresión) muy floja. No se si los años, o el leer a tantos pensadores y filósofos, ha hecho que mi reflexión sobre la vida sea eso, vivir y punto, todo lo demás es acompañar a vivir.

Que en un momento dado de la existencia se necesiten ciertas cosas, por supuesto que sí, imprescindibles: un techo, alimentos, ropa… naturalmente, muchísimas personas se conformarían con eso (pero el sufrimiento de los demás cae tan lejos que cerramos los ojos). Superado ese escalón, queremos un techo más grande y mejor amueblado, con más comodidades, ¿quien no?, entonces ya entramos en el grupo, una serie de personas con las cuales compartir nuestros gustos, afinidades, ocios. En un principio, una pareja, que nos escuche, nos comprenda, nos apoye, nos haga felices en nuestras necesidades, (hablamos de alimentación, cuidado de los hijos, sexo..) , un trabajo estable que nos reporte seguridad económica para a su vez, seguir al nivel de lo que demanda esta sociedad, coches, salidas de fin de semana, comidas o cenas en restaurantes, veladas nocturnas.

No estoy para nada en contra de todo esto, es más, me gusta. Me encanta el buen vino y el buen jamón, no penséis ni por un momento que estoy todo el día metido en la cueva meditando y brindando al sol, pero que si falta, tampoco pasa nada.

Este rollo es para hacer ver que tenemos la tendencia a pensar que eso que tenemos es para siempre, y luchamos para que así sea, tanto la pareja, los amigos, la vivienda, el trabajo, y cuando algo falta, o se descontrola nos entra el pánico, porque creemos que no podremos sobrevivir sin ello, y eso es MENTIRA. Y lo peor de todo, es que cuando eso ocurre acostumbramos a culpabilizar a los demás, a los jefes, la pareja, los maestros, todos tienen la culpa, nosotros somos “perfectos” y no tenemos ninguna responsabilidad, que si no me apoyan, que si no me escuchan, que si me tienen manía, que no lo hacen como yo quiero, que si me han puesto los cuernos,…. vaya ristra de excusas y alegatos para justificarse de aquello que no hemos hecho bien. Total, ¿para que?, si lo único importante es comer y tener un techo, lo demás, todo es volátil, variable, va y viene.

De todo nos sobrepondremos, a excepción de cuando nos llegue la hora de dejar esta vida, en ese momento, ya veremos que ocurre, la verdad, que tampoco hay que preocuparse por ello, porque llegará igual, queramos o no, nos preocupemos, o no, por lo tanto, a mí, me la sigue llevando floja.

Ah!, por cierto, el piropo, por si a alguien le interesa, fué (en catalán) Ramon, tu ets tiu molt centrat, y la verdad, me disparó el ego.

Un abrazo.

3 comentarios en “EL PIROPO

  1. Hola Ramón me ha gustado mucho y como bien sabes comparto contigo esta filosofia de vida, aunque muchas veces me pueden los sentimientos
    Bueno con tu ayuda y mi esfuerzo lo conseguiremos

  2. Buenos días, papá.
    Estoy de acuerdo contigo, normalmente todos nos conformamos con mantener nuestra zona de confort sin atreverse a salir de ella ni tampoco modificarla, los cambios siempre asustan, aunque sean a mejor, cuando precisamente la gracia está en eso, en no saber qué pasará mañana.
    ¡Un beso!

  3. Pasado el tiempo de este escrito, veo que no lo he hecho tan mal, trabajo en aquello que me gusta, se que mis hijos están bien y estoy con la mujer que quiero. No todas las personas pueden decir lo mismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *