emocionalopinon

OTRO SANT JOAN

Otro año más, y la verdad, cada vez parece que vaya más rápido, será por la edad! Ya lo decían los mayores!. Tenemos aquí el solsticio de verano, y con ello, en Catalunya, la celebrada verbena de Sant Joan. Antiguamente con sus hogueras, ahora prohibidas, la música, baile, calor, cava, coca, y por supuesto los petardos.

Y de estos últimos quiero hablar, aunque me molestan, no estoy en contra de ellos, ni mucho menos, cada celebración tiene su tradición, pero al igual que quieres que se respete, hay que ser respetuoso con quien no le gusta, es más, con quien les asusta, y en este caso hablo de otro tipo de “personas”, los llamados ” animales”, perros, gatos, pájaros, es indiferente. Ellos no entienden este ruido, estas explosiones aleatorias, y lo pasan mal, muy mal; tiemblan, quieren esconderse, buscan protección de algo que no saben que es, y del cual no podemos proteger, pero que les espanta.

Muchas de las personas que celebran la verbena, me consta, que están en contra de las corridas de toros, o els corre bous, por el maltrato animal. El oido de un perro es superior al humano 10 veces. Imagina oir eso desde primeros de junio hasta días después de haber pasado el 23 de junio, están totalmente aterrorizados.

Por supuesto que no voy a cambiar conciencias con este escrito, ingenuo de mi si lo creyera, pero, a las personas que lo lean, les pediría, si son capaces, que se pongan en la piel de los sirios o palestinos, que les debe pasar por la cabeza cuando oyen esos estruendos? Miedo, miedo y miedo, eso queremos hacer con las “personas” que más nos quieren?

Y no estoy en contra, por supuesto que sí, sigamos con la tradición. Yo era de los que estaba encima de la hoguera el día antes protegiendo los palés y los muebles viejos que nos daban los vecinos, yendo semanas antes casa por casa, para que los del barrio vecino no nos lo quitase o quemara la hoguera antes de hora; los petardos no era lo importante, era un más a más, y sólo para lanzarlos a la pira, como si de tribus indígenas nos tratásemos, acabando la noche entre alcohol, risas, anécdotas, bailando alrededor de fuego y alguno que otro, caminando descalzo sobre las brasas.

Pero era sólo eso, una noche, la Nit de Sant Joan, una “nit magica”, la verbena, como dice Joan Manel Serrat, después, vuelve todo a la normalidad, a la cotinealidad. Pero no todo el mes de junio es verbena, es como si tuviéramos que demostrar que tenemos dinero de sobra para quemarlo con los petardos.

Creo que la tradición, como en muchas otras cosas, la hemos confundido y queremos revivir momentos, con nuestros hijos, que igual tú nunca has vivido pero alguien te ha contado, y que nunca más van a volver por mucho que nos empeñemos, de lo cual, los “animales” que viven con nosotros, no tienen la culpa, pero sufren y temen nuestras inseguridades y frustraciones.

Un comentario en “OTRO SANT JOAN

  1. Se me está haciendo un poco larga la “Edad Media” con la prolongación de algunas tradiciones totalmente innecesarias y que en la actualidad se están industrializando y capitalizando. Hay muchas celebraciones que podríamos mantener sin generar tanta contaminación ni maltrato.
    Dejo este enlace de Greenpeace para firmar, no sobre San Juan, pero sí sobre algunos cambios que pueden favorecernos a todes: https://es.greenpeace.org/es/que-puedes-hacer-tu/peticiones/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *